Portada
Universidad de Burgos
Universidad de Leon
Universidad de Salamanca
Universidad de Valladolid
         
Stecyl comunicados
Prensa
Ayudas y becas
Informas
Escuela hoy
Multimedia
Documentos
Legislacion estatal
Legislacion CyL
Normativa Universidad de Burgos
Normativa Universidad de León
Normativa Universidad de Salamanca
Normativa Universidad de Valladolid
Elecciones sindicales
 
 
Portada del sitio > Publicaciones y recursos > Documentos > Un informe de la CRUE concluye que las ayudas se han reducido un (...)
 
Un informe de la CRUE concluye que las ayudas se han reducido un 20%
Lunes 24 de octubre de 2016

El gasto público universitario ha retrocedido un 14% de 2010 a 2014 y más de 7.500 empleos se han destruido en ese periodo, según el informe de la CRUE

Según el estudio La Universidad española en cifras 2014-15 (pdf 1,5 MB), presentado por el presidente de la Conferencia de Rectores, Segundo Píriz. Los estudiantes universitarios con beca “se enfrentan a una mayor precariedad” porque las dotaciones de las ayudas en las universidades públicas presenciales se redujeron cerca de un 20 % entre 2012 y 2015, y lo hicieron con mayor intensidad en regiones con una menor renta per cápita.

“Los becarios aumentan insuficientemente para el impacto de la crisis (representaron el 27 % de los alumnos de grado en las universidades públicas en el citado curso) al mismo tiempo que se vive un mayor nivel de precariedad, más incertidumbre y más exclusión”, según la CRUE.

La financiación media por becario (2.637 euros en 2014-15) ha vuelto a niveles de 2006, lejos de los 3.256 euros por becario que se registraba en 2012-13.

-* Una universidad cara

Las universidades han recordado que España tiene, además, “uno de los niveles de precios públicos universitarios más elevados de la UE” –solo nos supera Reino Unido, Irlanda y Holanda– y se une a “uno de los niveles más bajos de becas y ayudas al estudio”. El gasto público universitario ha retrocedido un 14 % de 2010 a 2014; más de 7.500 empleos se han destruido en el periodo citado; y el gasto total de España en I+D ha vuelto a niveles de 2007, aunque las universidades han sido capaces de mantener proyectos y programas con recursos propios.

El estudio afirma que “no tenemos ni demasiadas universidades ni demasiados universitarios y que nada puede justificar los precios elevados ni las becas insuficientes”.

Según la CRUE el informe está basado en la evidencia, para mejorar, ya que las universidades juegan cada vez un mayor papel en el desarrollo social y económico de los países”.

Los autores del informe, Juan Hernández Armenteros (Universidad de Jaén) y José Antonio Pérez (Politécnica de Valencia), subrayan la bajada en la dotación en becas entre 2012-13 y 2014-15, que se produjo en mayor medida en Andalucía (33%), Castilla-La Mancha (31%) y Extremadura (30%).

También aseguran que la reforma del modelo de becas ha provocado “la pérdida del carácter de derecho del estudiante”, especialmente por la necesidad de requerirse una calificación académica determinada (en referencia a la reforma y endurecimiento de los requisitos que propició el Gobierno siendo ministro José Ignacio Wert).

El informe destaca que la subida de los precios públicos por comunidades desde 2008 hasta 2014-15 “agudiza” las diferencias por regiones. Galicia presenta el menor crecimiento (5,1%) frente a Cataluña (158%), con el mayor incremento, seguida por Madrid (117,3%) y la Comunidad Valenciana (93%).

“El pago de los precios públicos impacta directamente en el esfuerzo económico de las familias”, y los precios universitarios “deberían operar como compensación de un coste estándar por titulación impartida en un centro universitario público, y que su pago debería realizarse atendiendo al nivel de renta de cada uno de los demandantes”.

-* Más eficiencia

Sobre la oferta de titulaciones y tras la plena adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, las universidades públicas “han corregido los problemas de eficiencia asociados a la existencia de titulaciones con baja demanda”, según el informe.

Las titulaciones con menos de 20 alumnos fueron en el curso 2014-15 el 11% del total de la oferta, aunque en 2008 eran el 20%. Además, se ha consolidado la mejora en el rendimiento académico, en 23,3 puntos porcentuales respecto a 2008 en las universidades públicas presenciales.

Por otro lado, la financiación captada para la actividad investigadora en 2014 aumentó un 9% respecto a 2013; sin embargo, desde 2008 todas las fuentes han visto disminuir sus partidas, con retrocesos del 47% en la financiación privada y del 21% en la pública.

En cuanto a la pérdida de personal, el informe avisa de su gravedad porque “no ha sido posible reponerla con captación de talento joven y de excelencia”.

Las universidades instaron a mejorar, aunque “no será posible sin una apuesta del país por ampliar el esfuerzo en I+D+i y en Educación Superior, con una regulación que permita mayor autonomía y atraer el talento”.

-* Accede al Informe en http://stecyl.net/wp-content/uploads/2016/10/CRUE-Universidad-Cifras-14-15.pdf

Extracto del discurso del presidente de la CRUE-Universidades Españolas.

El curso 2014/2015 fue el periodo en el que España hizo el tránsito desde la crisis iniciada en 2008, hacia la recuperación económica que hoy vivimos. Constituye, pues, un buen momento para hacer balance y sacar conclusiones sobre lo acaecido tras este difícil recorrido, podemos afirmar que:

  • En primer lugar, el tamaño del sistema universitario español, tanto desde la demanda, como desde la oferta, es adecuado y no está sobredimensionado, y su actual estructura y amplitud resultan indispensables para que España pueda alcanzar el objetivo fijado por la Unión Europea de que el 40% de la población tenga estudios superiores para el año 2020. No tenemos ni demasiadas universidades, ni demasiados universitarios.
  • Los precios públicos de nuestras enseñanzas universitarias están entre los más elevados de Europa y nuestro sistema de becas se sitúa entre los más débiles e insuficientes de los países de la OCDE. Nada puede justificar esta situación que atenta contra la igualdad de oportunidades y favorece la exclusión. Esta es la primera entre las prioridades a abordar, ahora que parece que la recuperación es un hecho.
  • La crisis sigue completamente presente en las finanzas universitarias. El gasto de España en educación superior, medido como porcentaje del PIB, es inferior a la media de la Unión Europea y de la OCDE y, al contrario de lo acaecido en muchos de estos países desarrollados, ha retrocedido en los años de crisis. El gasto público en universidades se ha reducido en España un 17% desde 2010 hasta 2014 (y me atrevería a aventurar que seguiremos en esa posición en los años 2015 y 2016).
  • La reducción de la financiación de la investigación ha generado una situación de verdadera emergencia. Con retrocesos del 47% de la financiación privada y del 21% en la de origen público, se está descomponiendo nuestro sistema de ciencia y tecnología y repercutirá a corto, medio y largo plazo en nuestro nivel de competitividad, donde España no deja de retroceder, y en la calidad del empleo que se crea en nuestro país.
  • Las universidades, hemos perdido muchos recursos humanos, más de 7.500 empleos, de los cuales 3.486 han sido de profesores y 4.068 del personal de administración y servicios. Es una perdida muy grave, sobre todo por qué no ha sido posible reponerla con captación de talento joven y de excelencia, talento que ha sido condenado a expatriarse. Es un retroceso que no puede persistir y que es incompatible con la propia idea de universidad



 
Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
 
 
 
 
 
 

Sitio desarrollado con SPIP | | Mapa del sitio |  RSS 2.0